Hace un año...

Hace un año por estas fechas, aproximadamente, hacía acto de aparición en las librerías mi primera novela "La Inconquistable". De hecho, la primera vez que la vi en papel fue en la librería Gigamesh el día 31 de diciembre.


¿Quién me lo iba a decir? Tras muchos años escribiendo, finalmente una de mis novelas era publicada gracias a la editorial Autores Premiados, que apostó por ella, lo cual agradezco de todo corazón. Gracias a ella he podido cumplir durante este año muchos sueños: hacer mis primeras presentaciones, firmar libros durante el día de Sant Jordi en mi ciudad, en la Feria del Libro de Madrid o asistir a la Hispacon en Granada no hace mucho. ¡Incluso estar nominado a los premios Ignotus 2015 a la mejor novela! Eso me ha permitido también conocer nuevas gentes, algunas de las cuales ya considero amigos, unidos por la literatura y nuestro amor a la escritura.

"La Inconquistable", que sigue surcando los mares buscando puerto en el otro lado del océano, ha sido un punto de partida, de inflexión, al que gracias a mis familiares y amigos se le ha dado color y vida.

Por eso, ahora que está a punto de iniciarse un nuevo año, quiero anunciaros que tras "La Inconquistable" ya aparece en el horizonte un nuevo proyecto que dará a luz a principios de este 2016, un proyecto al que le tengo un cariño especial por diversos motivos. Pronto vais a saber de él, pues como la propia Editorial Hermenaute ha anunciado en su Facebook, ya formo parte de sus autores. 

Así pues, espero que, como yo, estéis llenos de nuevos proyectos para el 2016 y deseo que estos se hagan realidad. Pronto el reloj comenzará a dar las campanadas, y la consabida tradición de las 12 uvas harán que recibamos la llegada de un nuevo año. No puede haber nada mejor que tras 365 días, podamos volver a comentar todos juntos: Hace un año... y que nuestros sueños se hayan cumplido.

Salud y felicidad para todos. ¡Feliz año nuevo!




El resurgir de la fuerza

Y sí, finalmente pude ir a ver Star Wars Episodio VII, sorteando los spoilers que surcaban los bytes de las redes y tras tragarme de un tirón los seis episodios anteriores.

Soy un fan acérrimo de la serie. Considero que la primera trilogía ha sabido aguantar perfectamente el paso de los años, especialmente si se compara con algunos otros films ochenteros que aún guardo en mi corazón, pero que reconozco que han sido maltratados por las nuevas tecnologías y una forma de vivir el cine que es muy diferente. El Episodio IV, el Star Wars original, es una película que, por muchas veces que veo, sigue gustándome igual que la primera vez. Ese ataque de los X-Wing introduciéndose en el estrecho pasillo de la Estrella de la Muerte es incomparable. Sigue poniéndome los pelos de punta.

En cuanto a la segunda trilogía, reconozco que no soy tan puritano como para descartarla, como muchos otros fans y detractores. Me gustan, me entretienen y cierran un círculo que, especialmente en La venganza de los Sith considero bien resuelto. Siniestra, oscura, a pesar de sus defectos, es la que más me gusta de esa etapa.

¿Y qué puedo decir del Amanecer de la Fuerza, el Episodio VII? Pues que hemos disfrutado casi tanto como con la primera Star Wars. De acción inmediata, rápida y con efectos especiales magníficos, ha sido como revisitar el primer episodio de la primera trilogía pero en el siglo XXI. 
J.J. Abrams no me decepcionó con su incursión en el universo Star Trek y tampoco lo ha hecho con el de Star Wars. Ha sabido captar la esencia de la Guerra de las Galaxias y la ha dotado de nuevos personajes para repoblar el universo de la saga. El personaje principal Rey está muy logrado, y me ha sorprendido gratamente tanto el de Finn como el del nuevo piloto Poe Dameron, de los que no esperaba tanto. BB8 sustituye con facilidad al añejo pero siempre en nuestra memoria R2D2, y los nuevos integrantes del lado oscuro son bastante solventes. En especial el de Kylo Ren con sus dudas metafísicas derivadas del poder de la Fuerza. 

Ahora bien, es en el hecho del relevo generacional donde las emociones han sido más evidentes. Ver de nuevo a Han solo (Harrison Ford) pilotar el Halcón Milenario es volver casi cuarenta años atrás en tu vida, en tu historia. Y como hizo en Star Trek, Abrams ha sabido encontrar el punto nostálgico adecuado a la película. Nuevos personajes tomando el relevo de los antiguos. Diez años atrás nos hubiéramos dado con un canto en los dientes para verlo venir. Y ahora lo tenemos aquí.

Es cierto, como he leído en varias críticas, que es menos sorprendente de lo que quizás se esperaba, o que algunos personajes como el de la Capitana Phasma están desaprovechados, pero el último giro que se muestra en pantalla nos pone en antecedentes de una nueva película que ya estamos deseando ver y que, esperamos, solvente poco a poco estas pequeñas deficiencias. 

Y es que la película no engaña. Es entretenimiento puro y duro. Y eso es lo que buscaba. Nada más y nada menos. Tan solo volver a disfrutar con el universo Star Wars en pantalla grandes sin salir decepcionado. Y Abrams lo ha conseguido, en mi humilde opinión.


No pudo ser

Pues no, queridos amigos, no pudo ser. La Inconquistable no pudo llevarse ningún Ignotus en la GRXCON. Por cierto, muchas felicidades a todos aquellos que ganaron el monolito durante la cena de gala que se celebró el sábado 31 de octubre. 

Pero debemos quedarnos con lo bueno de todo ello. La Inconquistable, mi primera novela en solitario, quedó nominada a dos Ignotus 2015: Mejor novela y Mejor cubierta. Y eso no se tiene todos los días, como bien hizo en recordarme el organizador de la HISPACON, Francisco Fernández, a quien también quiero dar las gracias por lo bien que me trató.

Además, mi visita a Granada me permitió conocer su preciosa ciudad y encontrarme con Francisco José Segovia, quien realizó la presentación de la novela de una forma magistral. Cuando nos encontramos en la puerta del lugar donde se realizaba el acto fue como si dos amigos de toda la vida se hubieran reencontrado de nuevo. Y eso es algo que nunca se olvida. 

También puede conocer a mi editora, Estefania Abril, con la que únicamente había podido hablar por teléfono, debido a las distancias. Fue una alegría poder conversar con ella, aunque fuera muy poquito, por cuestiones de logística y vuelos. Por supuesto, Jesús Moracho estaba allí, acompañándome. Ese apoyo por parte de la editorial Autores Premiados a sus autores es muy de agradecer.

En menos de un año, La Inconquistable me ha permitido estar en la Feria del Libro de Madrid y en la HISPACON, así como firmar libros en mi ciudad durante la celebración de Sant Jordi. ¿Qué más se puede pedir? Pues que La Inconquistable pueda dar el salto al charco e intentar conquistar a los lectores que se hallan al otro lado. Tiempo al tiempo. 

La Inconquistable aún tiene muchos mares que surcar. 




La Inconquistable en la GRXCON 2015

Pues sí. La inconquistable será presentada en la HISPACON organizada por la AEFCFT, el sábado día 31 de octubre a las 10:30 horas de la mañana en el Museo CAJAGRANADA (Avenida de la Ciencia, 2), en la bella ciudad de Granada (de ahí que se llame GRXCON)
¡Qué puedo decir! Me hace mucha ilusión presentar mi obra en este evento. Será mi primera HISPACON, y espero que no sea la última. Además, La Inconquistable está nominada a dos premios Ignotus: Mejor Novela y Mejor Cubierta. ¿Tendremos suerte? El día 31, en la cena de gala que organiza la HISPACON tendrá lugar la entrega de premios.

Y, como siempre, agradecer a mi editorial Autores Premiados, el haber podido conseguir presentar la obra en Granada. Sin ellos, todo esto resultaría mucho más difícil, creedme.

¡Ah, y no puedo, ni debo, olvidar algo muy importante! La presentación será conducida por Francisco José Segovia, compañero de editorial y gran escritor, miembro de NOCTE, asociación española de escritores de terror, quién me realizó una gran reseña y al que espero conocer en breve en persona. Él presentará a las 11:00h su obra Los sueños muertos, de la que yo mismo hice una reseña que podéis ver en el blog. Nada mejor que una novela de ciencia ficción con toques de terror y otra de puro terror para acompañar la noche de Halloween.

Así que, ya sabéis, si el sábado 31 de octubre, por la mañana, estáis por Granada y os queréis acercar a la HISPACON, allí os estaremos esperando.



Mr. Holmes (Mi querido abuelito Holmes)

Lo reconozco, soy un fan incondicional de Sherlock Holmes. Lo he sido desde pequeño. Una personalidad como la de mi detective favorito me resulta curiosa, interesante, arrolladora. Es irónico, petulante, prepotente. Un antihéroe heróico que con su inteligencia intenta compensar sus escasas habilidades sociales. De no ser por el bueno de Watson, ¿quién hubiera sido amigo de Sherlock? Pocas, muy pocas personas. 

Me he leído todos los cuentos y novelas que Sir Arthur Conan Doyle decidió escribir sobre nuestro famoso detective consultor y su compañero de aventuras, el infatigable doctor Watson. He visitado la casa museo que se encuentra en el 221B de Baker Street en Londres. He visto la mayoría de las películas en las que ha intervenido el detective: desde las interpretadas por el magnífico Basil Rathbone, hasta las de mi querido Peter Cushing o las fabulosas series interpretadas por Benedict Cumberbatch o la más antigua de Jeremy Brett. He disfrutado, aunque algo menos, con las dos películas de Guy Ritchie, sin menos valorar la interpretación de Robert Downey Jr.. E incluso he leído pastiches y cómics en los que el mi ególatra preferido Holmes se enfrentaba a turbias conspiraciones en la ciudad de Barcelona o luchaba contra vampiros o zombies, entre otros.

Por eso, cuando me enteré de que Bill Condon había realizado una película con el nombre de Mr. Holmes, interpretada por el soberbio sir Ian McKellen, fui de cabeza a verla. ¿Y qué me encontré? Pues me encontré con una película biopic que convertía a mi adorado Holmes en un ancianito de 93 años que ha perdido la mayor parte de sus facultades, luchando contra una terrible enfermedad que le arrebata la memoria y le convierte en una persona frágil y... humana. Y, quizás, ese sea el acierto de una película que puede pensarse lenta y pretenciosa. Pero, al recordar que visitando el 221B de Baker Street allí se mostraban cartas de fans que le escribían a Holmes como si éste hubiera existido de verdad, escapándose de las páginas de su creador. ¿Por qué no podía someterse a nuestro detective al implacable paso del tiempo? ¿A la humanización real del personaje? He leído muchas críticas respecto a la película. La mayoría negativas, o que sólo apuntan a la increíble interpretación de Ian McKellen. La verdad es que a mí me pareció una buena película, aunque triste. Muy triste. Pasar de la vitalidad de un experto en lucha, de vivaz inteligencia y rauda observación, al otro lado del cristal, enfrentándose al peor enemigo de todos nosotros: el tiempo, buscando en un antaño caso la redención a una sensación de culpa que no logra obtener, ha sido lo único que me ha tocado el corazoncito. 

Recomendable en todos los aspectos.


Título: Disforia
Autor: David Jasso
Editorial: Valdemar
Colección: Insomina
Páginas: 416
1ªEdición: 6 de mayo de 2015

SINOPSIS: "La sociedad arrastra una crisis económica y de valores que parece irreversible. Esther y Tomás, un matrimonio joven con serios problemas laborales, deciden pasar un último fin de semana, junto con su hija de dos años Say, en el apartamento de montaña que compraron en tiempos mejores y que ahora necesitan vender. En plena tormenta de nieve, alguien llama a su puerta y comienza la pesadilla. Veinticuatro horas de terror extremo, en las que deberán luchar para sobrevivir. En su huída, la situación se complicará aún más y se verán obligados a enfrentarse a sus miedos más profundos y ancestrales. Porque, además, alguien que se desplaza entre las sombras les acompaña en su viaje sin retorno."

Había oído hablar en los diversos foros temáticos relacionados con el terror, ciencia ficción y fantasía donde me suelo mover, de este aragonés al que tuve oportunidad de conocer en persona en la Feria del Libro de Madrid de este año. En muchos de ellos hablaban de una de sus obras La silla (2006) com uno de los referentes hispanos del terror que se hace en nuestro país.
Estuve hablando con él en el stand de Valdemar el sábado 6 de junio, bajo un sol de justicia, y me pareció un tipo campechano y amable, que me pidió que cuando acabara de leer la novela, le comentara que tal me había parecido en su Facebook o correo electrónico. Me hizo gracia decirle que yo estaba firmando ejemplares de mi novela La Inconquistable unas casetas más allá, y cuando me firmó el libro, lo reflejó en su dedicatoria, lo que le agradezco sinceramente.
Yo no había tenido oportunidad de leer nada suyo y, poco antes de comenzar su novela, encontré por casualidad el prólogo realizado al número 3 de la revista Vuelo de Cuervos, publicación que realiza el blog del mismo nombre. Debo reconocer que los tres pequeños fragmentos que le permitían prologar la revista  me parecieron impresionantes. ¿Cómo en tan pocas palabras se pueden recrear situaciones de un miedo, pavor, casi extremo? Así pues, me decidí a empezar la novela con ganas renovadas. Y no me defraudó. No me defraudó en absoluto.
A parte de tener una magnífica portada realizada por el ilustrador Daniel Expósito, su interior es espeluznante. En el buen sentido de la palabra.
Como he ido descubriendo, el buen hacer de este magnífico escritor estriba en convertir la cotidianidad en terror y lo hace francamente bien. En la novela, que con pequeños trazos nos muestra un futuro distópico resultado de la crisis que ha asolado medio mundo, nos explica la historia de un matrimonio con una niña pequeña acosados por un psicópata y su hijo, sin saber muy bien por qué. Algo que, poco a poco, nos irá desgranando la historia de una forma estremecedora.
El lenguaje es directo, sin abalorios que lo dispersen, una prosa cuidada y rápida que avanza hacia la violencia y el abismo de unas vidas sin sentido a la velocidad de vértigo. Los giros de la historia, los intermedios que la cubren de capas de comprensión, hacen de esta novela un magnífico entretenimiento que, no exento de ciertas pinceladas gore, se basa principalmente en la claustrofobia de su desarrollo, claramente diferenciado en dos partes. Una primera, que sucede en el chalet de una urbanización aislada y una segunda, que empeora la situación a marchas forzadas, y que acontece en el interior de un coche accidentado, en mitad de un bosque nevado. 
El autor juega con nosotros, nos retuerce, nos da ligeros respiros, pero siempre para prepararnos para un nuevo tour de force que nos dejará sin aliento. Los personajes están bien definidos y el psicópata protagonista tiene unos trazos distintivos que lo alejan de lo acostumbrado. Aunque, debo decir que tengo un pequeño PERO a la novela que me impide darle el 10 que deseaba darle. Y es que, muy cercano al final -aunque se nos va vislumbrando a lo largo de la historia- existen unas pinceladas fantásticas que, sin llegar a enturbiar el global de la novela, si que parecen distorsionar ligeramente con el tono general. Es una opinión particular, por supuesto. No obstante, las últimas páginas son suficientemente potentes como para dejar de lado este nimio detalle.
He descubierto un nuevo escritor, un artesano del terror. He descubierto a David Jasso, y me ha entusiasmado. 
Novela totalmente recomendable, aunque hay que estar curtido en este género para disfrutar con su asfixiante historia.

Nota: 9/10

FLM 2015

Hoy acaba la Feria del Libro de Madrid, un escaparate para las editoriales que ha durado dos semanas y por donde han pasado centenares de miles de personas. Un escaparate que ha aumentado sus beneficios en un 6% (extraño, tratándose de un acontecimiento cultural), en el que se han podido visitar 368 casetas, 471 stands, y en el que han participado 185 editores de Madrid y 137 del resto de España. Un acontecimiento al que han asistido más de 4500 autores a firmar y presentar sus obras.

Y, aunque parezca imposible, o un sueño, yo he sido uno de esos 4500 autores que han estado en Madrid, en el Parque del Retiro, firmando libros, en el stand compartido que tenía mi editorial Autores Premiados.

Fue el sábado pasado, día 6 de junio y, bajo un sol de justicia, cuando compartí casetas con autores de todo tipo: Sandra Barneda, Almudena Grandes, Gonzo, Albert Espinosa, Luis Eduardo Aute, Rosa Montero, Javier Cárdenas, David Jasso, José Luis Garcia o incluso Andrzej Sapkowski... entre muchísimos otros, ese mismo día.

Me sentI muy orgulloso de poder formar parte de ese grupo de elegidos que podían presentar su obra en un acontecimiento del calibre de la FLM. Está claro que destacar entre los autores mediáticos es difícil, pero no deja de ser emocionante ver tu nombre en una de las innumerables casetas de la feria representando a tu editorial con "La Inconquistable". Y además me permitió conocer a Anselmo Gómez que firmó ejemplares de su excelente obra "Blanca" antes que yo. Todo un honor.

Así pues, gracias a Autores Premiados por haberme permitido estar allí, y a todos los que han hecho posible que mi novela haya dado un pasito más hacia adelante en este difícil océano que es el mundo de la escritura.



Título: Los sueños muertos
Autor: Francisco J. Segovia Ramos
Editorial Autores Premiados
Primera Edición Octubre 2013
Páginas: 234
Colección: Tanatos
ISBN: 8494119265

El libro llegó a sus manos a través de los siglos. La mansión parecía el lugar adecuado para resolver el enigma e invocar al ser primigenio. Mientras tanto, alguien vigila agazapado en las sombras, en busca de una presa a la que mutilar.

Hacía tiempo que quería leer esta novela, que forma parte de la colección Tanatos de la Editorial Autores Premiados. Finalmente, pude conseguirla en La Formiga d'Or, en la Plaça de l'Àngel de Barcelona y he tenido tiempo de leerla. Y no me ha defraudado.

Los sueños muertos es una novela de horror/terror, única finalista el año 2013 del I Premio de Novela de Terror "Ciudad de Utrera". Novela de género en mayúsculas, debo reconocer que no me resultó fácil leerla, porque no lo es, principalmente en su primera mitad, pero eso no es un lastre, muy al contrario, porque el autor consigue realmente lo que quiere. Utilizando el lenguaje de una forma sublime, las metáforas, la poesía que impregnan sus páginas te hacen renquear, deambular, por una atmósfera lóbrega, asfixiante, incómoda, que te hace rememorar a los relatos de los que parece tomar inspiración, los de los siempre reconocidos Lovecraft y Poe. 

Y lo hace con capítulos breves, en ocasiones muy breves, que desconciertan, que te zarandean, hasta llegar al punto de que casi no podrás soportarlo para, de pronto, empezar a ver las conexiones, la esencia de la novela, dándote cuenta de que realmente todo estaba allí, que lo único que necesitabas era encajar los detalles de una historia de terror en la que hay monstruos interiores, mucho más que bestias ávidas de sangre. Y todo alrededor de un misterioso libro y de una enigmática pareja cuya intención es invocar a un terrible ente primigenio. 

Original, sorprendente y desasosegadora, como debe ser una buena obra de terror. Diría que incluso, arriesgada, pues su primera parte lo es, no siendo apta para todo tipo de lectores. Algunos, los menos, quizás se vean frenados por ese alud metafórico oscuro y sombrío al que nos somete Francisco J. Segovia, pero no deberían, pues el buen hacer de este escritor sabe hasta donde llevarnos al límite, para después devolvernos al punto en el que volvemos a reencontrar el hilo de una historia que no nos dejará indiferentes.

En definitiva, una buena novela de terror, nada fácil, que necesita la implicación del lector para desenvolverse en el perverso laberinto que crea el autor, pero cuyos resultados son altamente satisfactorios.

Puntuación: 9/10

Ignotus 2015

Parecía imposible, pero lo hemos logrado. Y digo lo hemos logrado porque lo hemos logrado entre todos. Difícil es escribir, difícil es publicar y muy difícil conseguir que en pocos meses, tu pequeña novela pase a formar parte de los nominados al Ignotus 2015. Porque sí, es cierto, La Inconquistable ha conseguido salvar los mares más difíciles, los escollos más letales, y se encuentra nominada a Mejor novela nacional y Mejor Ilustración de portada en los Premios Ignotus 2015 que convoca la Asociación Española de Fantasía, Terror y Ciencia Ficción. Habéis lograda hacerme cumplir un sueño. Quizás ya no tengamos muchas más oportunidades, en dura pugna con autores como Félix J. Palma, Pablo Bueno, Juán Cuadra Pérez, Joan Antoni Fernández, Ismael Martínez Biurrun o Arkaitz León Muela, pero compartir nominaciones con estos grandes escritores durante unos meses es todo un honor,  y todo un logro. Muchas felicidades a todos ellos.

Y lo mismo ocurre con la Editorial Autores Premiados, mi editorial, pues a parte de La Inconquistable, la ganadora del II Premio de Terror Ciudad de Utrera del año 2014: Pasteles de barro del autor Carlos Martí Mezquita, también ha sido nominada a Mejor novela corta nacional. Tres nominaciones para una pequeña editorial que apuesta por los jóvenes y desconocidos valores de la literatura de género.

Lo dicho, a partir de ahora, la suerte está echada. Y sólo os puedo dar las gracias por lo que habéis conseguido. El siguiente paso, la Hispacon 2015 en Granada. 

Nominaciones Ignotus 2015: Aquí podéis consultarlas

Sant Jordi 2015

El año pasado, por estas fechas, bromeaba con compañeros de trabajo y amigos, cuando tras visitar las paradas de las librerías instaladas en el centro de la ciudad el día de Sant Jordi, les decía que en apenas un año yo estaría allí firmando libros. Esas eran mis esperanzas, mis expectativas.

¿Quién se iba a imaginar que eso iba a ser posible? Pues sí, finalmente, y tras muchos años de dedicación, y no tan solo mía, sino de los míos, he podido presentar un libro en mi ciudad: "La Inconquistable", gracias a la editorial Autores Premiados, y firmar ejemplares a aquellos que se han acercado a acompañarme en este señalado día.

Sant Jordi siempre me ha parecido una fiesta, una tradición, preciosa. Regalar libros y rosas devuelve la belleza y la cultura a las calles, donde muchas veces tanta falta hace.

Sentado con varios autores locales a mi lado, de los casi cuarenta que este año firmaban sus obras en la ciudad de Sabadell, pude oír como decían algunos que estaban viviendo un sueño que no acababan de creer, otros que potenciaban su futuro como escritor bautizando su propio sello editorial, muchos autores autopublicándose sus historias y esforzándose en que estas se dieran a conocer entre la gente que paseaba en tropel cerca de la larga mesa de firmas, o rodeaban al asalto las paradas de las librerías más importantes de la ciudad... Diferentes formas, mismo objetivo.

En realidad, este Sant Jordi que he podido compartir desde el otro punto de vista, el que siempre aguarda al autor a la espera de que un lector traiga su ejemplar donde estampar una bonita dedicatoria, es todo eso y mucho más: un sueño cumplido, un futuro ilusionado, un suspiro de tiempo con el que compartir tu obra con los lectores, un instante de felicidad...

Porque, sin lectores no existirán autores, y viceversa. Somos especies condenadas a entendernos, simbiontes que dependemos los unos de los otros para no extinguirnos. Especies que durante Sant Jordi se ven iluminadas por el candor de las rosas y las tradiciones de nuestra tierra:  Catalunya.

Un magnífico día. Un sueño a repetir.






Reseña: Montevideo no se acaba



Título: Montevideo no se acaba
Autor: Carlos del Pozo
Editorial Autores Premiados
Primera Edición Enero 2015
Páginas: 184
ISBN: 9788494235672

Hace poco escribí una entrada en la que os explicaba que había asistido a la presentación de la novela del escritor madrileño Carlos del Pozo "Montevideo no se acaba" y que, tras pasar una agradable velada, me entraron muchas ganas de leer la novela. 

Pues ya está leída, y para mí ha sido una grata sorpresa.

Debo decir que a mí no me gusta el futbol, bueno, no soy futbolero como tal; me gusta seguir los resultados de la Liga y poca cosa más. Mi cultura futbolística es más bien limitada. ¿Es eso un problema? No, no lo es. ¿Y por qué digo esto? Lo digo porque "Montevideo no se acaba" es un libro que habla de futbol, una novela corta ambientada en su mundo, pero que como en "The walking dead", si se me permite la comparación, el futbol no es más que el contexto, la excusa -muy bien trabajada y documentada, eso sí- en el cuál se desarrolla la historia de Roberto Segura, abogado y agente de contratación deportivo y el resto de personajes que integran la trama al igual que, en la mencionada serie, los zombis están ahí porque toca, ya que lo importante es la evolución personal de los personajes y su supervivencia en un apocalíptico mundo repleto de monstruos.

"Montevideo no se acaba" es la historia de un hombre que a sus 45 años, profesional reconocido, se da cuenta de que la vida que ha dejado atrás no le ha aportado nada más que un amplio historial de fracasos amorosos y un vacío en su corazón, incapaz de comprometerse con nada ni con nadie y, sin embargo, se encuentra en un punto vital en el que sus duros cimientos se tambalean. Le acompañan en la historia Marieta Camuñas, una corresponsal española enviada al Cono Sur a cubrir un reportaje sobre la decadencia del futbol uruguayo, y Mario Alberto Barrenechea, un niño -un botija como dicen los uruguayos- que despunta en su modesto club de barrio, que arrastra a sus espaldas un entorno familiar y social complicado, y que se convierte en el ocasional epicentro de esta bonita historia. ¿Será capaz el implacable Roberto Segura de convencer al tío de Mario Alberto de que lo mejor para su sobrino sería un futuro en el futbol europeo? ¿Encontrará al abuelo español que le permitirá dar el salto al océano y  empezar una nueva vida lejos de Uruguay? ¿Qué relación establecerán el botija Barrenechea con Roberto y Marieta? ¿Por qué es importante la canción de Penélope de Joan Manel Serrat en la vida de nuestros personajes? Eso tendréis que descubrirlo vosotros mismos.

Hace poco vi un documental que hablaba de la biografía de Julio Verne y de cómo la gran mayoría de su obra basada en viajes y aventuras habían sido sólo producto de su imaginación, me refiero a los entornos donde las situaba. Julio Verne pocas veces viajó y, sin embargo, la riqueza en los detalles de sus historias, que se desarrollan en todos los puntos del mundo conocidos, eran impresionantes. Con Carlos del Pozo me pasó lo mismo al leer su novela. Es difícil creer que no haya estado en Uruguay, como así dijo en su presentación, pues describe con fidelidad y de forma magistral, no tan solo los barrios y lugares más importantes de Montevideo, sino también el carácter y el carismático lenguaje de sus habitantes.

Por otra banda, la historia se desarrolla por regueros emocionales que, llegando a su culminación, consiguen tocar la fibra más sensible del lector al exponerle de forma sorprendente los últimos acontecimientos que afectarán definitivamente al futuro de los personajes, estableciendo una eficaz empatía con ellos que hace, como he dicho al principio, desear que la historia no acabara tan pronto, lo cual no es más que un elogio para el autor.

En definitiva, una pequeña joya, un buen libro que se lee casi de un tirón, que te mete en la historia de una forma precisa y detallada, y que muestra un mundo desconocido para muchos de nosotros: el de los agentes de contratación deportivos, dejándote un muy buen sabor de boca.

Totalmente recomendable.

Puntuación: 9/10

¿A quién puedo nominar?: Ignotos 2015 y La Inconquistable



Para aquellos que no lo sepáis, los Premios Ignotus son unos galardones literarios que instauró la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (AEFCFT) en 1991 y que premia a las mejores novelas, relatos, novelas cortas, antologías, páginas web o revistas, entre otros, publicados el año anterior, relacionado con la temática literaria a la que está dedicada la asociación. Vendrían a ser algo así como los Premio Hugo norteamericanos, pero a nivel de España.

Pues bien, "La Inconquistable", como bien sabéis, es mi primera novela como autor en solitario, se publicó a mediados de diciembre de 2014 y eso le permite ser nominada como candidata a estos premios.



Ya sé que tengo pocas posibilidad, si no nulas, enfrentándome a nombres de la categoría de Félix J. Palma, Javier Cotrina o Rodolfo Martínez, por no hablar de las editoriales Fantascy, Espiral, Spórtula o Kelonia, pero qué queréis que os diga, si pertenecéis al censo que puede votar al Ignotus este año y os falta alguna nominación o, simplemente, os pica la curiosidad por saber qué es "La Inconquistable",  cuál es su historia, quién es el pobre Diego o qué es un Voracisaurus mexicanis, podréis encontrar respuesta a todo ello en la novela que abrió la Colección Quasar de la joven editorial sevillana Autores Premiados en diciembre de 2014.

Las nominaciones podrían ser a Mejor Novela y Mejor Ilustración (por la fantástica cubierta de Román García Mora).


Y aquí, ver el booktrailer:



Que "La Inconquistable " surque los mares para llegar a buen puerto y, si no es posible, que llegue a conquistar vuestros corazones. ¡Feliz lectura!


Tu nombre después de la lluvia




Título: Tu nombre después de la lluvia
Autora: Victoria Álvarez
Editorial: Lumen
Páginas: 584
ISBN: 9788426400079 

SINOPSIS

Érase una vez en Irlanda...

Corren los primeros días de enero de 1903 y el profesor Quills, un hombre sabio y triste, vuelve a su casa de Oxford después de asistir a unas conferencias en Londres; Oliver Saunders, joven y tímido, trabaja en su pequeño cuarto de Balliol College, rodeado de diccionarios y novelas góticas; Lionel Lennox, amante de la buena vida y de las faldas ligeras, está en Egipto, a punto de profanar la tumba de una princesa para llevarse una joya de inestimable valor.

Poco tienen en común los tres amigos, excepto el interés por las nuevas ciencias que exploran el mundo del más allá, y muy pronto sus ganas de saber los llevarán a Irlanda, una tierra plagada de leyendas, donde las piedras tienen una historia que contar y el sonido de la lluvia se confunde con el llanto de unas mujeres que cuidaron de sus seres queridos incluso más allá de la muerte.


A Victoria Álvarez la conocí por casualidad, investigando a cerca del Steampunk, cuando preparaba mi novela "Pétalos de acero". Por entonces, no sabía yo muy bien qué era esta rama tan especial de la ciencia ficción distópica vintage en un mundo dominado por el vapor, pero cayó en mis manos su novela "Las eternas", publicada en 2012 por Versátil Ediciones. Fue una novela que me encantó, quizás no era Steampunk, pero su fantasía podía llegar a enclavarse del subgénero Clockpunk. Y me encandiló desde el principio, inspirándome incluso a la hora de crear mi propia historia.

"Hojas de dedalera", la primera novela de esta joven salmantina, publicada en 2011, no la he leído, pero sí habían llegado hasta mí algunas reseñas a cerca de su novela "Contra la fuerza del viento", segunda parte de una historia que se iniciaba con "Tu nombre después de la lluvia", en la que se repetían los mismo personajes protagonistas, tres jóvenes investigadores, cada uno con sus propias características y personalidades, que tienen un pequeño diario llamado Dreaming Spires, donde escriben sobre el más allá y sobre los fenómenos paranormales a finales del siglo XIX, algo que estaba muy de moda, especialmente entre los miembros de lo que se consideraba High Society. La idea me gustó, así que decidí leerme "Tu nombre después de la lluvia", bonito nombre para una novela.

¿Y qué puedo decir a cerca de la novela? Es una muy buena obra. Victoria Álvarez es una escritora que domina perfectamente los recursos literarios y que sabe explicar historias de una forma amena y entretenida. La historia, la investigación en 1903 de una muerte relacionada con una banshee (figura del folclore irlandés que pertenece a los grandes clanes familiares y que con su llanto precede a la muerte de uno de sus miembros) y una muerte que no debería haber ocurrido, según las leyendas. Una carta de petición de ayuda enviada al profesor Quills, hará que el grupo se desplace hasta un pequeño pueblecito irlandés donde deberán desentrañar el extraño misterio.

Reconozco que esperaba que la novela se desarrollara más dentro de los vericuetos del suspense o investigación, incluso de la mitología, pero pronto pasa a desmenuzar los avatares amorosos y personales de los tres personajes principales de la trama, convirtiéndose casi en una novela romántica con toques fantásticos más que en una novela fantástica con toques románticos. No obstante, debo decir que no pude dejar de leer hasta el final estas 584 páginas con las que Victoria Álvarez nos ofrece un óleo de ambientes perfectamente detallados que cabalgan entre el académico Oxford y el pueblecito irlandés de Kilcurling, con unos personajes muy bien definidos, especialmente los de los tres periodistas y amigos. El suspense es el suficiente para permitirte ir devorando página tras página hasta llegar a un final sorprendente, que he leído en algunas reseñas, perfecto, pero que yo simplemente considero interesante. Lo necesario para tener ganas de leer su continuación "Contra la fuerza del viento".

Por otro lado, os dejo el enlace a su interesante Facebook. Victoria Álvarez  es licenciada en Historia del Arte  y está realizando su tesis doctoral en literatura artística del siglo XIX, y eso se nota, tanto en sus libros, como en su Facebook, el cual no os debéis perder: Facebook de Vitoria Álvarez


Puntuación: 8,5 / 10


Montevideo no se acaba

Hace ya unas semanas, cuando presenté La inconquistable en Gigamesh, Carlos del Pozo me escribió un correo electrónico diciéndome que asistiría al acto. Yo no le conocía, pero recordé que Jesús Moracho, de la editorial Autores Premiados, me había comentado que estaban promoviendo un nuevo autor catalán en Barcelona. Resultó que Carlos era ese autor. Y sí, asistió a mi presentación, aún siendo de Mataró. Le conocí en Gigamesh y me pareció un hombre muy cercano y amable.

Su novela "Montevideo no se acaba", apareció en librerías el 29 de enero, y su presentación se realizó en la librería Documenta de Barcelona, en la calle Pau Clarís, el 17 de marzo. 
Me apetecía mucho asistir a su presentación oficial y, como nunca está de más dar un arropar a un colega de escritura, para allí me fui junto a mi mujer. Nunca antes había estado en la librería, un establecimiento que me dio la sensación de antiguo, clásico y acogedor. Es grande, muy grande, y al fondo se encuentran unas sillas y unas mesitas decoradas con objetos que hoy en día consideraríamos vintage.

Allí estaba Carlos, muy bien acompañado por su presentador, Pedro L. Yúfera, autor así mismo de una novela publicada en Destino con el sugerente nombre de "El milagro de las abejas".
Fue una presentación muy interesante, convertida en un diálogo entre presentador y autor que, permitió ir conociendo el argumento de la historia de una forma ágil, divertida y, sobretodo, fresca. Posteriormente, Carlos respondió a las preguntas de su público, y la verdad es que fueron varias. Entre ese público se encontraba Sylvia Roig, agregada cultural del consulado de Uruguay en Barcelona, quien -hay muchos testigos- insistió en esforzarse lo máximo para que el libro de Carlos pudiera llegar a las librerías de Montevideo, lugar que nunca ha visitado, como suele sucedernos a muchos que escribimos y que vivimos nuestros lugares novelescos en la imaginación obtenida de la documentación que encontramos.

Me entraron muchas ganas de leer la novela, la historia de ese abogado en busca de un futbolista uruguayo y de sus implicaciones vitales en todos los aspectos.
De hecho, ya he comenzado a leerla, y me está encantando. Es agradable asistir a presentaciones de este tipo, sobretodo si conoces al autor, pues te das cuenta que en cada uno de sus libros ha puesto un poquito de su vida y esperanzas. Al menos, eso intentamos.

Le deseo mucha suerte y os recomiendo su libro encarecidamente. 







Dimes y Diretes

Que el español es una lengua muy rica en expresiones es algo obvio. Todas las lenguas suelen tener sus características propias, expresiones y frases. Pero, reconozco que en el español puedes encontrar alguna que sorprende. Es el caso del de dimes y diretes que da título a esta entrada.

¿Y qué significa? Pues algo así como discutir tontamente, idas y venidas sin fundamento alguno; algo parecido a lo que le ha pasado a la mitad del mundo con la dichosa ocurrencia de #The Dress, que fue trending topic mundial la semana pasada y, aunque parezca mentira, noticia en todos los informativos y programas habidos y por haber, y en los foros más insospechados. ¿Lo ves blanco y dorado? ¿Azul y negro? 



Lo que deberíamos extraer de esta tontería, que sólo ha beneficiado a la diseñadora del vestido y a la tienda que lo distribuye, multiplicando exponencialmente sus ventas, es más importante de lo que parece. Y es que la percepción de las cosas no siempre es igual para todas las personas, aún en la más obvia de las situaciones. La percepción es subjetiva, y dependen tanto de los estímulos que el individuo recibe, como del conocimiento que este tiene o, incluso, de elementos físicos -en este caso parece que un funcionamiento especial de las células conos y bastoncitos del ojo-. Por eso, todas las opiniones frente a una misma situación deben tenerse en cuenta, ser respetadas y escuchar las argumentaciones de quién las dice. En este caso, el ejemplo no deja de ser un divertimento con el que perder unos minutos pero, imaginemos que los testigos de un robo tienen que declarar y que esa foto es la prueba con la que condenarle. ¿Qué sucedería? 

Adiós, señor Spock

Por otro lado, esta semana ha muerto el señor Spock. Bueno, en realidad el señor Spock no morirá nunca, perdurará siempre convertido en un icono para todos aquellos a los que nos gusta la ciencia ficción. Su forma humana, el actor norteamericano nacido en Boston Leonard Nimoy es el que ha abandonado este mundo a los 83 años, el día 27 de febrero, para pasar a formar parte de las estrellas, donde seguro que se encontrará como en su propio hogar, el hogar que le acogió desde que comenzó a dar vida al vulcaniano que demostró que la fría racionalidad es, en ocasiones, esencial a la hora de la supervivencia. No obstante, su origen (su padre vulcaniano y su madre humana) le provocaba conflictos interiores en los que afloraba su parte humana sentimental, demostrando que no solo la carencia de sentimientos podía llevar a la perfección. 

¿Qué hará ahora Sheldon Cooper, fan acérrimo del señor Spock, a quién se siente ligado por su forma de ser? ¿Qué sentirá cada vez que juegue a Piedra, Papel, Tijera, Lagarto, Spock? 

Un recuerdo inestimable a un hombre, y a un personaje (renovado en la nueva saga que inició J.J. Abrams) que formará parte de la historia e iconografía del cine y de los aficionados a la sci-fi para la eternidad.



La Inconquistable, con vientos a favor

Por último, quiero dar las gracias a todos aquellos que han permitido que "La Inconquistable", durante el mes de febrero de 2015 haya sido la tercera novela más vendida en Librería Gigamesh, el templo del vicio y la subcultura para todos los aficionados a la ciencia ficción, fantasía y terror. No podía comenzar mejor la andadura para mi pequeña novela. Muchas gracias!



Ganar o no ganar, esa es la cuestión

Hace poco, un amigo que asistió a la presentación de mi novela "La Inconquistable" en la librería Gigamesh me dijo que debía haberme congratulado e iniciado el acto diciendo dos cosas: es muy difícil escribir y es muy difícil publicar. Y tan solo por eso, deberíamos estar celebrándolo por todo lo alto.
Y, la verdad, pensándolo fríamente, tenía mucha razón. Y estoy muy contento por ello. Es cierto, no todo el mundo tiene un libro publicado por una editorial reconocida. Aunque sí que es cierto que hay mucha gente que escribe, y que escribe muy bien. Como mucha gente que canta, o que cocina muy bien, pero que no tiene la oportunidad de darse a conocer.
Si las tres cosas que debe hacer una persona en su paso por el mundo terreno son: tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libros, los tres retos ya están superados. Pero no podemos quedarnos aquí. Siempre hay que buscar nuevos límites, nuevos objetivos, sino todo resultaría muy aburrido. El mío, ahora, es intentar ganar un premio literario. Y eso, amigos míos, sí que es difícil.
No obstante, poquito a poquito, vamos avanzando. Si el año pasado "La Inconquistable" quedó finalista en el II Premio Ciudad de Utrera de novela corta de terror, pero sin opción a ganar, al ser considerada una novela de Ciencia Ficción que, posteriormente, la editorial Autores Premiados se ofreció a publicar en su nueva línea editorial Quasar, este año, mi novela "Juguetes rotos" ha estado presente en la lucha final de la tercera convocatoria de este certamen para conseguir el triunfo (tras quedar entre las cinco finalistas), aunque ha sucumbido ante "La casa automática" del gaditano Marco Antonio Marcos Fernández, al cual felicito sinceramente. De hecho, ha quedado segunda a nivel de votos. Eso me da fuerzas, como siempre, para seguir escribiendo, aunque también resulta un pequeño chasco, al haber quedado tan cerca del triunfo, sin llegar a conseguirlo. Lástima. El año que viene habrá una nueva oportunidad, por supuesto. Ahora, hay que empezar a trabajar en un nuevo proyecto y, sabiendo que tiene potencial, hacer todo lo posible para que "Juguetes rotos" tenga la oportunidad de ver la luz algún día, si es posible.

Os dejo el enlace, donde se habla del fallo del certamen y de la dura competencia que este año ha habido para obtener el premio.



Presentación y resfriado

Pues sí, ambas cosas a la vez. Hoy, metido en casita, resfriado, con una galipandria encima que no me aguanto, puedo reflexionar entre vahos de eucalipto sobre la presentación que el jueves día 5 realicé en la Librería Gigamesh de Barcelona.

¿Qué os puedo decir? Dos o tres semanas de nervios, una arritmia que aún coletea, pero una tarde fantástica, acompañada de familiares y buenos amigos. 

Hace poco leí en un bloc algo relacionado a la banalidad de realizar presentaciones de libros que, para lo único que sirven no es para vender más sino para que el autor, como mucho, se sienta acogido por su fans o posibles fans, pues habitualmente las novelas que se venderán en dicho evento no serán más que las que se hubieran vendido de no hacer la presentación.

Posiblemente es cierto, pero ese momento de encuentro, sobretodo en los autores novatos como yo, en los que la primera conexión con un futuro lector es esa primera presentación, te llena como pocas veces de ilusión y de cierto reconocimiento. Quizás no vendas más libros, pero el sentirte querido, arropado, aunque solo sea por tu familia, amigos y compañeros de trabajo, es mucho más de lo que pueden reportarte unos pocos euros. Dejémonos de tonterías, todo el mundo sabe que, de no ser un escritor muy reconocido o un personaje mediático, los libros que vas a vender no te van a dar de comer, no al menos demasiado. Por tanto, valoremos más las sensaciones, los sentimientos, la felicidad que significa la culminación de un sueño tan anhelado y el posible inicio de un camino hacia una nueva historia, hacia un nuevo horizonte.

Que sirva desde aquí este recuerdo como agradecimiento a todos los que asistieron al acto, presentado genialmente por mi amigo Benet Gunsé, a Jesús Moracho de Autores Premiados, y en particular a Alberto Granda, de Gigamesh, que lo hicieron todo muy fácil y sencillo. Mientras tanto, yo me quedo aquí, estornudando y tosiendo, que es lo que tiene la gripe.

Aún habiéndolo colgado en las redes sociales, os dejo con el booktrailer de "La Inconquistable", un pequeño homenaje a la novela que, con mi más humilde hacer, he creado. Espero que os guste:



Decálogo del aprendiz de escritor

Dice el diccionario que decálogo es el conjunto de diez principios o normas consideradas básicas para el ejercicio de cualquier actividad. Pues hoy os propongo uno de ellos que, seguramente, os será de mucha utilidad, sobretodo si estáis poseídos por la fiebre escritora.

Y es que el otro día, navegando por Youtube, descubrí un video que ya había visto en alguna otra ocasión y que deseo compartir con vosotros. César Mallorquí, su protagonista, ha sido siempre para mí uno de mis escritores preferidos. 

Su obra de género abarca desde novela juvenil (en su mayoría) a ciencia ficción o, incluso, policíaca. De hecho, me honra conocerlo personalmente, pues el año que gané, junto a Xavier Pacheco, la mención del Premio UPC de Ciencia Ficción del año 1995, él se alzó con el premio principal con su maravillosa novela corta El coleccionista de sellos (Publicado en el número 83 de la colección Nova de Ciencia Ficción de la editorial Ediciones B).

Desde ese momento, creo haberme leído todas (o casi todas) sus novelas, a cual mejor. Y reconozco que, una vez descubierto, se convirtió para mí en un espejo donde mirar a la hora de escribir mis propias historias, pues cuando sea mayor, lo reconozco, me gustaría ser como él, poder contar historias como él las plasma en las hojas en blanco, con su estilo ágil, pulido, emocionante... 

Podría mencionar muchas de sus novelas, la mayoría ganadoras de certámenes literarios muy reconocidos: El último trabajo del señor Luna, El juego de Caín, El juego de los Herejes, La piedra inca, La cruz de El Dorado, Las lágrimas de Shiva, La catedral, La estrategia del parásito... Aunque me quedo con la fantástica aventura relatada en La isla de Bowen, ganadora del Premio Edebé 2013 y que le brindó la oportunidad de ganar también el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil del mismo año.

Novela de aventuras, de ciencia ficción, incluso diesel steampunk sin saberlo, La isla de Bowen es un alegato directo para que los jóvenes vuelvan a recuperar a Julio Verne, Emilio Salgari, H.G. Wells... y todos aquellos escritores que llenaron nuestra imaginación de relatos increíbles. El profesor Zarco, personaje principal de la historia, podría pasar perfectamente a los anales de la historia como así lo hicieron el capitán Nemo, el profesor Annorax o el mismísimo Phileas Fogg.

Pues bien, César Mallorquí, en el video que os dejo, intenta ayudarnos mediante un interesante decálogo para jóvenes escritores (o no tan jóvenes) describiendo, con breve claridad y firmeza, las dudas, ideas o pensamientos que hemos sufrido todos aquellos a los que nos gusta escribir. 

Me identifico con muchos de los puntos, pues ratifico que son ciertos y que, en su mayoría, he pasado por ellos hasta poder llegar a convertirme en un aprendiz de escritor. Aquí os lo dejo. Por cierto, el punto 7, aunque necesario es, para mí, el peor de todos. 


video




BSO, la música clásica de la actualidad

Ayer sábado, tuve oportunidad de pasar una agradable velada con amigos escuchando, en un entorno incomparable, como es el Palau de la Música Catalana de Barcelona un repertorio de bandas sonoras (BSO en inglés) interpretado por la Cinema Symphony Orchestra, cuyos integrantes nos deleitaron con algunas de las mejores melodías de películas conocidas: El Señor de los Anillos, Piratas del Caribe, Star Wars, En busca del arca perdida, Memorias de África, la Lista de Schlinder, Spiderman, James Bond, El padrino, Gladiator, ET... Acabando con casi media hora de regalo, que nos hizo recordar a Misión Imposible, El golpe, Grease, Titanic o la, últimamente inevitable, espectacular banda sonora de la serie Juego de Tronos.
Y es que la música en el cine es un todo con la imagen a la que complementa. ¿Cuántas veces nos ha dado más miedo la melodía de una película que las imágenes que se nos muestran en la pantalla? ¿O como nos han acompañado los compases de una banda sonora mientras nuestra vista se regocija con los paisajes que aparecen ante nosotros? ¿O cómo nos han hecho llorar algunas secuencias, amparadas maliciosamente por el triste devenir de las notas musicales? Sin embargo, cuando una película carece de música en alguna de sus escenas, nuestros sentidos detectan que algo es diferente, extraño, inquietante o sumamente importante, porque también muchas veces las palabras contienen una melodía que no necesita de música que les acompañe. 
Considero que las bandas sonoras de las películas son la analogía perfecta a las antiguas sinfonías que deleitaban los oídos de nuestros antepasados. John Williams, James Horner, Trevor Jones, Danny Elfman, Jerry Goldsmith, Ennio Morricone... son (salvando todas las distancias) una especie de émulos modernos de Mozart, Vivaldi o Bach, pues poniendo música a las imágenes lo único que pretenden es arrancar emociones, o acompañarlas, para que se transformen en una experiencia inolvidable. Una forma de acercar la música en su esencia más pura a la cotidianidad actual. Gracias a ello, la música clásica no ha desaparecido, simplemente se ha transformado, adaptándose a los tiempos modernos.

Estoy seguro que todos nosotros podemos reconocer con muy pocos acordes algunas de las bandas sonoras más famosas de la historia, porque ya forman parte de nosotros. Recordarlas siempre nos proporciona, con total seguridad, un agradable momento que evocará algunos de nuestros mejores recuerdos. 

Aquí os dejo, en apenas cinco minutos, un recopilatorio de las mejores bandas sonoras de la historia del cine. Dirigiendo la orquesta, John Williams. Sin comentarios.




Sorpresa, sorpresa

Y, ahora, con la entrada del 2015, os pongo la sorpresa que os tenía preparada. Aquí me tenéis en la librería Gigamesh de Barcelona... con La Inconquistable en las manos. Como anunciaba ayer el Facebook de mi editorial, la novela se puede encontrar en Gigamesh y en el Happy Books de Plaça de l'Àngel (La Formiga d'Or) como avanzadilla de su próxima distribución nacional. Para las compras de los Reyes, vamos... Es broma. Yo estaba a la espera de los ejemplares que me había enviado la editorial, pero correos en estas fechas ya se sabe, así que me he plantado en la librería a hacer unas compras para regalar a la familia y tener entre mis manos la novela publicada. Ahora, en el 2015, nos tocan las presentaciones y los bolos. El primero, en Gigamesh, el jueves 5 de febrero a las 19:00 h., aunque ya lo iré recordando. La Inconquistable, finalmente, es un hecho. Espero que podamos compartir este sueño entre todos, en breve. ¡Feliz año 2015!